Sesión para tratar el proyecto de reactivación de los Ferrocarriles

Volver

8 abril, 2015

Compartir:

133 Período Ordinario –1° Reunión –  1° Sesión Especial

EXPEDIENTES CONSIDERADOS:  2-PE-15: Proyecto de ley por el que se declara de interés público nacional y como objetivo prioritario de la República Argentina la política de reactivación de los ferrocarriles de pasajeros y de cargas, estableciendo la creación de Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado (OD 1893).

POSICIÓN DEL INTERBLOQUE EN DICTAMENES:

1 – Observación de la Diputada Carrizo (Suplemento 1 a la OD 1893)

 

VOTACIÓN EN GENEREAL DE LOS DIPUTADOS DEL INTERBLOQUE: AFIRMATIVA

VOTACIÓN EN PARTICULAR: NEGATIVO EN LOS ARTICULOS 1, 3, 7 y 15

 

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO SANCHEZ

Sr. Sánchez.- Señora presidenta: no comparto lo que dijo el señor diputado preopinante al final de su discurso pero sí la mayoría de las afirmaciones que hizo en su exposición. No creo que el gobierno haya cambiado de idea o de posición respecto de la política de ferrocarriles. Pienso que, como la mayoría de las veces, el Frente para la Victoria, el PJ, tiene espíritu de supervivencia; siempre lo tiene y no lo abandona.

Después de la tragedia de Once era absolutamente ineludible e indispensable hacer algunos cambios, pero no porque se hayan dado cuenta de que a partir de algunos errores los ciudadanos viajábamos de la peor manera en la República Argentina –esto hay que decirlo: en nuestro país, la política de transporte en su conjunto es mala, cara y corrupta- sino porque se dieron cuenta de que ya la indignación de los ciudadanos empezaba a costar en resultados políticos, en resultados electorales. Cincuenta y un ciudadanos muertos en Once eran muchos ciudadanos muertos en un mismo día. No eran muchos muertos en la ecuación de la próxima elección sino muchos muertos en un mismo día.

El otro día el señor ministro Randazzo se enojó porque le dije que la administración de trenes de Néstor y de Cristina Kirchner no se medía solo en kilómetros ni en trenes sino también en muertos. Dijo que yo tenía que respetar el juicio civil y penal que se está llevando adelante por la tragedia de Once.

Yo no me refería solamente a los cincuenta y un fallecidos en la tragedia de Once sino a todos los hombres y mujeres que mueren, que son lesionados físicamente y que son lesionados en su dignidad todos los días en las redes ferroviarias de la República Argentina. Esto ocurrió durante los últimos doce años.

A esos me refería yo, a los que el ministro Randazzo llamó “identificaciones culturales”. Dijo que a los argentinos nos encantaba viajar colgados de los trenes porque eso formaba parte de nuestra cultura; no, es porque en la Argentina, las puertas de los trenes no cierran automáticamente y llevan el doble de pasajeros de la capacidad permitida.

Hay que destacar que el gobierno nacional hizo algunos cambios por la simple necesidad de supervivencia.  Debemos reconocer que el ministro Randazzo viene haciendo algunas cosas ‑no podemos dudarlo ni negarlo‑, pero también es cierto que  durante los doce años del kirchnerismo fue el primer funcionario público que admitió que de los sesenta años de desgracia, desguace y atraso de la política ferroviaria, diez estuvieron conducidos por Néstor y Cristina.  No es cierto, como dice la señora presidenta de la  Nación, que hoy  viajan muchas personas en tren porque antes no tenían adónde ir. Eso es una falta de respeto enorme. Los argentinos, cuando tienen trabajo, viajan a sus trabajos, y cuando no, viajan para buscar trabajo; no porque alguien se los dé, sino porque a la casa hay que llevar el sueldo. Debemos reconocer que el ministro Randazzo hace una declaración del estado de situación de lo que encontró en ese ministerio en dicha materia.

Nosotros vamos a votar favorablemente este proyecto de ley, pero lo haremos no con pocas diferenciaciones respecto del articulado en particular y críticas que nos merece la norma. La política de trenes en particular, y la de transportes en general, llevada adelante por el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, ordenada por el ex presidente Néstor Kirchner y por la señora presidenta de la Nación, se  convirtió en una verdadera máquina de tragar recursos públicos. Los subsidios pasaron de 458 millones en 2005 a 4.700 millones en 2012. Hablo del año 2012 porque fue la época en que Randazzo se hizo cargo de la administración de los trenes.

Como ya se dijo, no se está estatizando absolutamente nada. Lo único que se hizo fue correr las empresas que llevaban adelante el gerenciamiento y la conducción de los negocios de las distintas líneas de ferrocarriles, a medida que iban ocurriendo tragedias ‑primero fue Taselli, después Cirigliano y seguramente sigan otras‑, pero nunca por reconocer los enormes y generalizados incumplimientos de los contratos de concesión, por la simple razón de que compartían el negocio.

La Comisión Nacional Reguladora del Transporte ‑sobre esto versaba una de las preguntas que formulé al ministro Randazzo, pero lamentablemente no me contestó‑ formaba parte del encubrimiento del desguace, el desvío de los fondos públicos y, en consecuencia, de la manera como viajábamos los argentinos. Esto lo dijo la Auditoría General de la Nación.  No es cierto –como señaló Randazzo‑ que los informes de la CNRT sirvieron para establecer las sanciones a las concesionarias.

En el año 2008 formé parte de la Comisión Renegociadora de los Contratos de los Servicios Públicos.  Todas las sanciones que supuestamente debían aplicarse a las concesionarias terminaron siendo perdonadas, y formaron parte de la información de los pliegos para su renegociación. Cuando uno advertía lo que se suponía eran incumplimientos de los contratos de los privados –de los que habló la miembro informante, esos que no terminan de irse ni de mejorar nunca en la gestión de un servicio esencial‑, llegaba a la conclusión de que resultaban útiles para afirmar que eran grandes incumplidores pero también lo era el Estado. Como las tarifas estaban congeladas y, por lo tanto, estaban incumpliendo con el contrato, ellos también incumplían. En el medio, todo lo que se les ocurra: se robaban el material rodante, el subsidio al combustible y el pago de empleados, y las nuevas contrataciones. No es nuevo que algunas de las empresas contratadas para la renovación de material rodante terminaba siendo de los mismos propietarios de las empresas que explotaban el servicio de algunas líneas.

Ni Néstor ni Cristina se dieron cuenta de nada de eso hasta el último mensaje que la señora presidenta de la Nación dirigió al pueblo argentino en este mismo recinto.

Sí se empezaron a dar cuenta de que la ejecución de esos servicios por parte de esos privados –no de los privados, sino de esos privados‑ que ellos eligieron era muchísimo más cara no solo respecto de la que podía prestar el Estado sino también en relación con la que podía brindar cualquier persona que estuviera a cargo de la explotación de esos servicios.

Jamás cumplieron con el pago del canon. Como ya dijimos, nunca se les aplicaron sanciones. Siguieron aumentando los subsidios hasta el infinito. Hubo una absoluta falta de transparencia en materia de control.

Esta no es la primera vez que el oficialismo anuncia una revolución. La verdad es que no se puede venir a este recinto con un proyecto que efectivamente es inocuo. Esto lo demostró el propio ministro. La mayoría de los cambios se pueden hacer sin este proyecto de ley, que es muy parecido a la norma legal sancionada en 2008, con la que se suponía que por segunda vez venían a reordenar el sistema ferroviario, que ya contaba con una ley de 2002 en materia de emergencia ferroviaria. Es decir que el oficialismo tenía todas las herramientas administrativas para mejorar el servicio, pero este seguía empeorando.

Recuerdo que en ese entonces, en 2008, nos enfrentábamos al mismo dilema: ¿debíamos votar en favor de una herramienta que se suponía que nos iba a ayudar a mejorar el sistema ferroviario o debíamos votar en contra de lo que habían hecho hasta ese momento? Nosotros dijimos que íbamos a votar en contra porque la valoración que hacíamos respecto de las herramientas y de lo que habían hecho tenía mucho más peso que la ley en sí misma.

En esa oportunidad el entonces diputado Agustín Rossi, un enorme justificador de revoluciones que nunca llegan, dio una larga lista de lo que se suponía que se había hecho bien desde 2003 hasta 2007. En ese sentido enumeró la ejecución de obras en ese período por un valor de 220 millones de pesos. Pero lo cierto es que nada de eso se hizo. En la década del 90 habían vaciado y depredado el sistema ferroviario; entre 2003 y 2007 querían arreglar con 220 millones de pesos lo que habían hecho en el mencionado período.

También enumeró la ejecución de obras civiles por un valor de 140 millones de pesos y de obras integrales por un monto de 4 millones de la misma moneda.

Supuestamente habían avanzado en la compra de vagones que nunca llegaron. También se mencionaron proyectos especiales que estaban en ejecución y que habían sido enunciados veinte veces ‑esto lo puedo decir porque me encargué de leerlo en el presupuesto nacional-, como por ejemplo el pedraplén de la laguna La Picasa, por valor de 140 millones de pesos.

De manera tal que siempre hacen lo mismo: traen el listado de lo que hicieron pero se olvidan de justificar el dinero que gastaron porque la suma no da. Entonces, uno después ve los resultados.

En esta oportunidad, como el gobierno se está yendo y se supone que en algo están ordenando el sistema y el desastre que hicieron durante diez años en esta administración y en el transcurso de la década de gestión de su propio partido con la presidencia de Menem, nosotros vamos a votar favorablemente este proyecto de ley porque sabemos que se trata de una norma que va a afectar a un ordenamiento desde el punto de vista legal pero no en lo concerniente a la ejecución de la política.

De todos modos, nuevamente advertimos que este proyecto de ley no arregla el desastre anterior que hicieron.

El ministro Randazzo no tiene derecho a enojarse con ninguno de nosotros. En todo caso, se estaría enojando con los usuarios del servicio de transporte de pasajeros, pero creo que no tiene derecho a hacerlo.

Vamos a darle una oportunidad al próximo presidente y haremos que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner termine los pocos meses de mandato que le quedan sin la posibilidad de que nos digan que aquello que no pudieron hacer ha sido por culpa nuestra.

 

 

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO JAVKIN

Sr. Javkin.- Señora presidenta: complementando lo expresado por el señor diputado preopinante, quiero dejar asentadas algunas dudas respecto del texto de este proyecto de ley, que acompañaremos en general.

En primer lugar, deseo resaltar una modificación importante que se hizo en comisión, que tiene que ver con el acceso al concepto de vías abiertas también para pasajeros.

En el año 2008, como diputado por la provincia de Santa Fe, presenté un proyecto de ley provincial de ferrocarril, que en 2011 fue votado por unanimidad. La provincia de Santa Fe hoy tiene una ley ferroviaria, y si algo necesitábamos –y nos habíamos comprometido a plantearlo- era una ley nacional que permitiera el acceso de las vías abiertas también para pasajeros. Es un avance incompleto. Creo que la federalización del sistema ferroviario va a requerir normativa posterior, pero vale el reconocimiento de una modificación que no estaba planteada, porque solamente era para la carga, no para los pasajeros.

Asimismo, nos preocupa cómo queda en el artículo 15 la posibilidad de ceder la infraestructura a terceros. Si algún mérito tiene este proyecto de ley es la idea de reconocer que la infraestructura debe quedar bajo el manejo público. La redacción del artículo 15 fue modificada con un aporte del diputado Kosiner, pero entendemos que debería ser todavía más estricta en lo que respecta a la definición de terceros y a qué es lo que el Estado puede ceder en materia de infraestructura. Nos parecería correcto que se pudiera modificar la redacción en esta oportunidad; de lo contrario, seguiremos insistiendo.

Por otra parte, queda una deuda en lo que respecta a los talleres y a los viejos empleados ferroviarios. Hubo veinte años ininterrumpidos de los 90 y gran parte de los 2000 de vaciamiento de los talleres y de pérdida de capital humano experto en materia ferroviaria. Hoy se intenta un cambio, o por lo menos así se lo fundamenta. Queda pendiente, lo vamos a plantear. No está incluido en este proyecto, pero debiera incluirse la protección y recuperación de los talleres ferroviarios nacionales, porque casi toda la inversión que se está haciendo hoy es de infraestructura externa y con mano de obra de otros países.

Por último, hay un enorme capital a recuperar de los viejos ferroviarios a quienes deberíamos privilegiar en esta recuperación, incorporándolos nuevamente al sistema ferroviario al cual pertenecieron gran parte de su vida. Me refiero a maquinistas, técnicos y miembros de los talleres, muchos de ellos graduados de escuelas técnicas que han trabajado en el funcionamiento de los ferrocarriles y que hoy no quedan incluidos en esta norma.

 

 

 

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA  TERADA

Sra. Terada.- Señora presidenta: mucho se ha dicho acá sobre el tema del sistema ferroviario y nosotros somos y seremos realmente conscientes de la importancia del sistema y de que tiene que estar en manos del Estado, por ser el motor que produce el desarrollo social, económico y productivo de todo el país.

Ante esta situación se ha hablado acá de nacionalización, y me parece que como persona del derecho corresponde que se haga una aclaración sobre esta cuestión, porque cuando hablamos de nacionalización o re-estatización de un sistema, en realidad el sistema ferroviario, como bien dijera el diputado Tomas, está en manos del Estado.

Efectivamente en 2008 se sancionó la ley 26.352, que crea organismos que hoy vuelve a recrear este nuevo proyecto de ley enviado por la señora presidenta de la Nación. Nos queda la duda de por qué sancionar una ley que de nuevo crea determinados organismos, como la Administración de Infraestructura o bien la operadora ferroviaria, que ya están plasmados en la ley 23.652.  Es más, el artículo 3° del proyecto que estamos a punto de aprobar también está contenido en el artículo 2° de la ley 26.352.

Entonces, sinceramente, me parece necesario clarificar esta situación por tratarse de una cuestión del derecho que hace al conocimiento de todos.  Me parece que la divergencia o diversidad de opiniones que podamos tener en este marco y el aporte que podamos hacer cada uno de nosotros son importantes, porque justamente el Congreso de la Nación es el lugar donde se tienen que debatir las ideas y se tienen que mejorar los proyectos.

Respecto del artículo 1°, el cambio de declaración de interés público por la denominación de servicio público no es un tema menor, porque eso tiene una carga semántica respecto de cuál es el destino que se quiere dar al sistema ferroviario argentino.

Cuando hablamos de garantizar la integración del territorio nacional, de la conectividad del país, y del desarrollo de las economías regionales, por supuesto nosotros estamos de acuerdo con todo esto.  Tenemos que pensar que para que esto se torne real tiene que darse el hecho fundamental de cumplimentarse el artículo 42 de la Constitución Nacional, que habla de la posibilidad de la integración de las asociaciones de usuarios y consumidores, en este caso sería de usuarios, de la integración de los representantes de las provincias involucradas en cada una de estas trazas, por ramales ferroviarios.  Por supuesto tienen que tener sus representantes en este directorio de Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado.

Me parece que hay muchas cosas que se podrían mejorar y que nosotros objetamos porque entendemos que se podría haber mejorado este proyecto.  Por ejemplo, cuando se desregula el sistema de cargas y de pasajeros se podrían haber establecido determinados parámetros o criterios para elegir quiénes van a ser los prestadores para dar mayor seguridad y transparencia a todo este sistema de selección o registro de operadores para este servicio de transporte, tanto de carga como de pasajeros.

También nos hubiera gustado que cuando hablamos del artículo 10 del presupuesto, se hubiera fijado un ítem que garantizara mínimamente un porcentaje, por ejemplo un 1 por ciento del producto bruto interno o un determinado monto, que garantice que se pueda hacer un reparto federal y equitativo para que el sistema ferroviario pueda tener los mismos alcances y las mismas ventajas de modernización que hoy por hoy se ven en algunas partes de la provincia de Buenos Aires, pero lamentablemente en la provincia del Chaco, a la que pertenezco, el ramal C‑3, que refiere al Belgrano Cargas y que habla del ramal Avia Terai a Makallé, ha tenido bastantes postergaciones y hoy por hoy todavía no se puede abrir esa licitación y los sobres para saber quién va a ser la adjudicataria de todas estas cosas.

Como sé que tengo el tiempo limitado, me gustaría pedir autorización para insertar en el Diario de Sesiones el resto de mis fundamentos, más allá de que, como ya bien lo expresaron los representantes de nuestro bloque, entendemos que el sistema ferroviario tiene que estar en manos del Estado y tienen que ejercerse adecuadamente los controles para la transparencia y mejora de los servicios a fin de dar a los usuarios un servicio adecuado que les garantice que puedan llegar con seguridad a sus casas, y no como ha pasado en casos lamentables que no le hacen bien a nuestra patria.

 

 

 

INTERVENCIÓN  DE LA DIPUTADA CARRIO

Sra. Carrió.- Señor presidente: voy a realizar una propuesta en relación con el artículo 1°.

– Manifestaciones en las galerías.

Sr. Presidente (Domínguez).- Por favor: necesitamos sesionar y votar con tranquilidad. Pedimos que respeten a los señores legisladores.

 

Sra. Carrió.- Señor presidente: nosotros hemos votado favorablemente la ley. También hemos hecho los informes relativos a las concesiones que, sin control del Estado, habían llevado al vaciamiento. Además, hemos informado cómo se presentaron facturas truchas para vaciar muchas de las empresas que tenían las concesiones, básicamente el Belgrano Cargas, en un expediente de 250 fojas en la AFIP que no tuvo…

 

Sr. Presidente (Domínguez).- La Presidencia le solicita que especifique la propuesta.

 

Sra. Carrió.- La voy a especificar pero, dado que usted le dio diez minutos más a la presidenta de un bloque, voy a explicarlo claramente.

Acá todo el mundo puede declarar de interés público hasta el “día del pastelito”, y lo han votado en esta Cámara de Diputados. Votar el interés público no es votar ferrocarriles como servicio público excluyente y exclusivo del Estado y bajo su responsabilidad. Esto es lo que queremos poner.si los ferrocarriles van a ser estatales, que lo sean y también los puertos, porque también los puertos están privatizados. Es Cargill, es Techint, y ustedes no están tocando puertos.

 

 

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO SANCHEZ

Sr. Sánchez.- Señor presidente: quiero consignar el voto negativo de nuestro interbloque Suma + Coalición Cívica a los artículos 1°, 3°, 7° y 15.

Etiquetas:
Sin etiquetas.
Compartir:

Últimas novedades

Últimos tweets