Prat -Gay pidió hoy que se trate sobre tablas su proyecto de Ley para desgravar la renta laboral por debajo de $9.200, que los jubilados dejen de pagar ganancias y que se comience a gravar la renta financiera

Volver

27 junio, 2012

Compartir:

El Presidente del Bloque de Diputados Nacionales de la Coalición Cívica ARI, Alfonso Prat-Gay pidió hoy que se tratara sobre tablas su proyecto de Ley para desgravar la renta laboral por debajo de $9.200, que los jubilados dejen de pagar ganancias y que se grave la renta financiera. La iniciativa fue rechazada por la mayoría oficialista a través del titular de la bancada Agustín Rossi. También fue rechazado por el diputado moyanista, Héctor Recalde.

 

“El oficialismo se quedó sin excusas: su rechazo a este proyecto demuestra que está más interesado en la interna del justicialismo que en gobernar para todos los argentinos” agregó el Jefe del Bloque de la CC ARI.

 

“Desde que asumió Cristina Kirchner, el único salario que mantuvo su poder adquisitivo es el de los más ricos, que siguen pagando la misma tasa del impuesto a las ganancias. Para el resto, el aumento que no se comió la inflación se lo llevó una mayor tasa del impuesto a las ganancias. No entiendo cómo llaman a esto progresismo” redondeó Prat-Gay.

 

Prat Gay sostuvo que el proyecto espera tratamiento y que ha solicitado por carta al diputado Feletti que se ponga a consideración en la Comisión de presupuesto y hacienda, ya que sus principios rectores se corresponden exactamente con los ejes de equidad tributaria y equilibrio fiscal establecido por el relevamiento llevado a cabo por las autoridades de esa Comisión”.

 

El proyecto de Prat Gay subsanaría tres graves injusticias: “La primera es la clara e incomprensible discriminación del salario, que actualmente es tratado por el impuesto como una ganancia que puede ser gravada, a favor de las distintas formas de ganancia financiera por variaciones de capital o cobro de intereses o dividendos, que no se encuentran sujetos al impuesto. Ponemos especial énfasis en las ganancias especulativas por compraventa de instrumentos financieros, al gravar las ganancias de forma anualizada, a la vez que protegemos el capital poniendo un piso a las ganancias del 20%, en línea con la inflación”.

 

“La segunda gran injusticia es que la carga tributaria sobre el salario creció enormemente en los últimos años, en tanto el mínimo no imponible se ha incrementado mucho más lentamente que la inflación y la tabla del artículo 90 no lo ha hecho en absoluto, derivando esto en una ampliación de la base imponible y en un incremento de las tasas efectivas aplicadas que no fue sancionado por el Congreso, pero sí directamente afectado por las políticas inflacionarias implementadas por el gobierno. Finalmente, es inexplicable la coexistencia de la exención al impuesto a las ganancias a la renta financiera junto con haberes jubilatorios que se encuentran gravados por el impuesto”.

 

“De sancionarse este proyecto se estaría bajando el impuesto a las ganancias en dos tramos de ingresos con alta propensión a consumir, la clase media asalariada y jubilados, y se estaría subiendo el impuesto en tramos de ingresos con alta propensión a ahorrar, una medida con impacto expansivo, muy necesaria para una economía que está al borde de la recesión. Se avanzaría, entonces, hacia una mayor equidad tributaria a la vez que se estimularía la demanda agregada sin comprometer las cuentas fiscales”, explicó Prat Gay.

Etiquetas:
Sin etiquetas.
Compartir:

Últimos tweets