Período 131º – Reunión 6º – Sesión Ordinaria – 5 de junio de 2013 Técnicas de reproducción humana asistida

Volver

5 junio, 2013

Compartir:

 

Técnicas de reproducción humana asistida

Sr. Comi.- Señora presidenta: quiero ser muy breve.

Soy consciente de que hay mucha gente esperando la resolución de esta discusión. Solamente quiero reafirmar la posición dela Coalición Cívicaque, al igual que en la anterior oportunidad en que se debatió esta ley, va a apoyar esta iniciativa.

En aquella jornada de noviembre de 2011 pedimos especialmente que no se debatieran los argumentos, porque el consenso ya se había dado en comisión y sabíamos que se terminaba el año parlamentario.

Hoy muchos festejan esta decisión, pero ella tuvo responsables. Por eso, se perdió el 2011. Aquella noche podríamos haber sancionado esta ley.

El año pasado estuvimos a favor y hoy estamos apoyando estas modificaciones que ha hecho el Senado, porque nos parecen razonables.

También entendemos que la ley introduce dificultades para las empresas y obras sociales, que podrán tener problemas en su ejecución, pero ante un derecho tan personalísimo y tan esencial como es la posibilidad de ser padre o madre, elegimos este derecho a favor de los ciudadanos.

Este Congreso seguramente escuchará y buscará soluciones si se cumplen algunas de las predicciones apocalípticas que hoy reflejan algunos medios, pero primero debemos consagrar el derecho de miles de argentinos que esperan esta iniciativa para tener una oportunidad que hoy no existe, porque no cuentan con el dinero para pagar un costosísimo tratamiento para ser padres.

Agradezco mucho a las personas que me han escrito. Han sido muchas y creo que a todos los diputados nos pasó lo mismo. Se trata de muchísimas personas de todo el país.

También agradezco a quienes nos han escrito diciendo que en este proyecto se están violando algunas cláusulas morales. En este sentido, cada uno tendrá su posición.

Por lo tanto, este Congreso está dando un nuevo paso adelante en favor del artículo más hermoso que tiene nuestra Constitución Nacional, el 16, que establece que todos somos iguales ante la ley. (Aplausos.)

Comisión bicameral permanente de trámite legislativo – proyectos de resolución con disidencias y observaciones

Sr. Prat-Gay.- Señor presidente: adelanto el voto negativo de la bancada dela Coalición Cívica-ARI a todos estos decretos de supuesta necesidad y urgencia. Quienes me antecedieron en el uso de la palabra adelantaron también que no se ajustan a la definición que establecela Constitución para que exista una cuestión de necesidad y urgencia.

Voy a referirme específicamente a los tres primeros DNU, comenzando por el tercero.

Este DNU que establece de manera transitoria la alícuota del impuesto a los cigarrillos en 7 por ciento viene repitiéndose desde 2001. Es el truco de decir que la alícuota es del 21 por ciento, y todos los años, durante doce años, sobre el “pucho”, sobre el final del año calendario, se establece en el 7 por ciento, lo que ya sabíamos que se iba a hacer porque ocurre todos los años.

Entonces, más allá de nuestro voto en contra, y tal como hemos hecho cada vez que tuvimos oportunidad de discutir esta cuestión enla Comisiónde Presupuesto y Hacienda, sugerimos que se pongan de acuerdo para votar una ley que establezca la alícuota en el 7 por ciento, como es hace doce años, y aunque sea nos ahorraríamos esta discusión. Después podemos discutir a fondo la cuestión, pero mecánicamente todos los años, por decreto de necesidad y urgencia, se baja la alícuota del 21 al 7 por ciento, y así se viene repitiendo en los últimos doce años.

Ahora voy a hablar de los otros dos decretos de necesidad y urgencia, si le parece bien, señor presidente.

Respecto de estos dos DNU me veo obligado a hacer algunas reflexiones. La primera es que hubiera correspondido que el miembro informante nos recordara que en el año 2012 hubo una convocatoria a sesiones extraordinarias del 18 al 31 de diciembre de ese año. Traigo este dato a colación porque el segundo y tercer decreto tienen fecha 27 y 28 de diciembre, respectivamente. Quiere decir que en el momento de ser dictados el Congreso dela Naciónestaba sesionando y seguramente al momento de convocar a sesiones extraordinarias esa necesidad, que luego se plasmó en estos DNU, ya se conocía.

Por lo tanto, como creo que efectivamente hubo una maniobra para dejar al Congreso fuera de la discusión, justificar la urgencia resulta mucho más difícil en este caso. Obviamente que lo mismo podríamos decir del primer decreto que se firmó el 13 de diciembre, porque en ese momento ya se conocía la decisión de convocar a sesiones extraordinarias.

Entonces, deberíamos plantearnos cuánto más sencillo hubiese resultado incorporar a la discusión estas tres cuestiones. De este modo hubiésemos reformulado el presupuesto por ley, también hubiéramos establecido por ley la alícuota de un impuesto del modo en el que lo establecela Constitución Nacionaly hoy no estaríamos perdiendo el tiempo de esta forma.

El señor diputado Landau demostró tener cintura al hablar de estos temas cuando se refirió al “detalle obrante en planilla adjunta”. En este sentido, como ya adelantó el señor diputado Tunessi, ese detalle obrante en planilla adjunta alcanza casi a 52 mil millones de pesos. Con todo respeto debo decir que no creo que ese sea un detalle; representa el 11 por ciento del presupuesto nacional que se había aprobado el año anterior para el ejercicio 2012. También es una muestra del ejercicio que viene haciendo este gobierno desde muy temprano a lo largo de su gestión, tendiente a discutir un presupuesto en el que nadie cree, porque total después a través de decisiones administrativas, de facultades delegadas, de superpoderes y de estos decretos de necesidad y urgencia se modifica a piacere lo que debiera –como dicela Constitución‑ establecerse en ambas Cámaras de este Parlamento.

El señor diputado Landau señaló que si no hubiera habido una rápida respuesta –refiriéndose al segundo decreto‑ existía el riesgo de que dejara de funcionar el Estado. En este sentido, me permito recordarles –por si no recuerdan el contenido de la planilla adjunta‑ que por el segundo decreto se expandió el gasto nacional en 350 millones de pesos, y que esto sucedió dos semanas después de haberlo expandido en 51.437 millones de pesos.

Entonces, resulta poco creíble la necesidad y urgencia de corregir la pauta por 350 millones, cuando dos semanas antes habían efectuado un cheque en blanco por 51.437 millones de pesos. Si esto lo hubiesen previsto y hubieran hecho bien las cuentas, seguramente hoy no tendríamos esta discusión.

Por otra parte, me permitiré hacer una aclaración. El diputado Landau no hablo de números, y en mi opinión es importante hacerlo. Como dije, la expansión en el presupuesto correspondiente al ejercicio 2012 terminó siendo del 11 por ciento, pero me gustaría aclarar cuáles fueron los dos rubros que crecieron por encima de ese porcentaje, es decir, dónde se concentró ese aumento. En primer lugar, en servicios de la deuda pública, con un 12 por ciento de incremento y, en segundo término, en las obligaciones que están a cargo del Tesoro, representadas principalmente por los subsidios al transporte, al sector energético y a las empresas públicas, una de las cuales fue mencionada por el señor diputado Landau. Al respecto, les recuerdo también que en su momento el gobierno nacional había anticipado que iba a ir reduciendo estos subsidios; lo cierto es que no sólo no lo hicieron sino que, además, la mayor parte se otorgaron a través de este mecanismo de los DNU.

Etiquetas:
Sin etiquetas.
Compartir:

Últimos tweets