“DIA DEL MINISTERIO PUBLICO FISCAL”. SE DECLARA COMO TAL EL 18 DE ENERO DE CADA AÑO EN CONMEMORACION DE LA MUERTE DEL FISCAL FEDERAL DOCTOR NATALIO ALBERTO NISMAN.

Volver

17 mayo, 2017

Compartir:

FIRMANTE: MARTINEZ VILLADA, LEONOR MARIA Leer más

El Senado y Cámara de Diputados…

 

DÍA DEL MINISTERIO PÚBLICO FISCAL
Artículo 1: Declárese al 18 de Enero de cada año como el “Día del Ministerio Público Fiscal” en conmemoración de la muerte del fiscal federal, Dr. Natalio Alberto Nisman, acontecida el día 18 de Enero de 2015.
Artículo 2: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

 

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

 

Homenajear y respaldar la labor de todos los fiscales de la nación argentina mediante el establecimiento del “Día del Ministerio Público Fiscal” es el fundamento de fondo de este proyecto. En ese sentido, proponemos la elección del día 18 de Enero de cada año, en conmemoración por el fallecimiento violento y aún no esclarecido del fiscal federal, el Dr. Natalio Alberto Nisman, quien se encontraba a cargo de la UFI AMIA en el momento del hecho. Cabe destacar que dicho día ya se encuentra establecido por ley en varios países tales como Panamá, Rusia, Eslovenia, Uzbekistán, Brasil y Venezuela.
El Ministerio Público Fiscal es parte fundamental en la administración de justicia, ya que junto con el Ministerio Público de la Defensa y el Poder Judicial, son los pilares fundamentales para el proceso judicial. Es un órgano independiente, no sólo dentro del sistema de administración de justicia sino también del Poder Judicial. Dicha independencia tiene sus orígenes en la reforma constitucional del año
1994, la cual establece la autonomía del Ministerio Público. En la actualidad, dicha institución, que es considerada por la doctrina como un órgano extrapoder, se encuentra encabezada por la Procuradora General de la Nación, la Dra. Alejandra Gils Carbó, imputada en diversas causas de corrupción y con sendos pedidos de juicio político por mal
desempeño y delitos en el ejercicio de la función pública1.
1 Exp.3987-D-2016; Exp.2081-D-15; Exp.1413-D-14; Exp.8854-D-14; Exp.9888-D-14; Exp.4287-D-13; Exp.4804-D-13; Exp.7976-D-13; Exp.7983-D-13.
Los fiscales que conforman esta institución tienen como función principal la de defender los intereses generales de la sociedad, además de encargarse de la investigación de los delitos. De acuerdo a lo establecido a la hora de su creación, el Procurador General de la Nación tiene la facultad de definir la política criminal, es decir, cómo se persiguen determinados delitos que pueden tener una relevancia mayor en la defensa de los intereses generales de la sociedad, como aquellos que atentan contra la vida, la humanidad, los referidos al narcotráfico, al lavado de dinero, etc.
El “Caso Nisman”
Sin lugar a dudas, se trata de uno de los hechos más relevantes de los últimos años en nuestro país. El día 18 de Enero de 2015, un día antes de presentar ante este Congreso Nacional su denuncia sobre un supuesto encubrimiento de Cristina Fernández de Kirchner a favor de Irán en la causa AMIA, el fiscal fue encontrado muerto en su domicilio de Puerto Madero.
Daniel Santoro es uno de los periodistas que más se ha dedicado a investigar sobre el tema y que ha seguido la causa AMIA desde sus inicios, es por ello que a continuación utilizaremos varias citas de su libro titulado “Nisman debe morir”2, ya que lo consideramos adecuado para exponer las cuestiones de mayor relevancia del caso.
“Al margen de si fue suicidio, un suicidio inducido (jurídicamente se llama instigación al suicidio) o asesinato, fue una muerte violenta. Nisman debía morir por las denuncias que habían hecho contra Irán, la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner y un sector de la ex SIDE” (…).
“El ataque dejó al descubierto las falencias de la Justicia argentina durante los distintos gobiernos en cuestiones de este tipo. Sobre todo, con Nisman, quedó claro que
no se puede investigar a un presidente en ejercicio por las
2 Santoro, Daniel “Nisman debe morir”/Daniel Santoro. -1ª ed. .- Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Ediciones B, 2015.
enormes presiones que se desatan contra el investigador. El “Caso Nisman” tiene todos los condimentos como para ser otro caso similar al de Yabrán durante los años ‘90, y es así porque el gobierno de Cristina Kirchner embarró la cancha judicial como ningún otro gobierno, y esa justicia embarrada no supo ni siquiera preservar totalmente la escena del hecho”(…)
“Tras la muerte del Nisman, el kirchnerismo no sólo investigó a la familia del fiscal y su entorno, sino que la Procuradora General de la Nación puso gente de su absoluta confianza en la Fiscalía AMIA. Alejandra Gils Carbó designó el 13 de Febrero de
2015 a tres fiscales federales, un secretario letrado para reemplazar a Nisman en la Unidad Fiscal especial por el atentado a la AMIA y a un contador. Todos estos nombramientos fueron efectuados a dedo, es decir, sin llamar a concurso tal cual había sido solicitado por la comunidad judía y la oposición” (…)
La muerte del fiscal dejó un manto de dudas sobre la posibilidad de desempeñarse con independencia y libertad, sin poner la integridad física y moral en juego en el ámbito del Ministerio Público Fiscal de la Nación. Por otro lado, la Procuradora General, Alejandra Gils Carbó, al ser la cabeza del cuerpo y su máxima autoridad, es responsable directa y principal de la integridad del resto de los miembros del Ministerio Público. Sin ninguna duda, ella debió haber tomado las medidas del caso a los efectos de garantizar la actuación libre de presiones y coacciones, además de la seguridad personal y de su familia, de un integrante del órgano que ella encabeza, frente a las constantes amenazas recibidas por parte de Nisman mientras este construía su denuncia, mas decidió no hacerlo.
La permanencia de Gils Carbó en el cargo es una muestra más de las enormes dificultades que deben enfrentar los fiscales a la hora de cuestionar a determinados grupos de poder vinculados al kirchnerismo. En este marco, sin dudas es responsabilidad de los representantes del pueblo de la nación tomar todas las medidas, efectivas y simbólicas, como la que representa la presentación del presente proyecto de ley,
tendientes a revalorizar y respaldar la labor de aquellos fiscales que estén dispuestos a desempeñarse con valor e independencia.
La reacción de la sociedad frente a este infame episodio se materializó de manera espontánea a través de la denominada “Marcha de los Paraguas”, realizada el 18 de Febrero de 2015 en las principales ciudades de todo el país, donde miles de personas, (400.000 en la Ciudad de Buenos Aires, de acuerdo a los datos manejados por la Policía Metropolitana) dentro de las cuales se encontraban fiscales, políticos de gran parte del espectro político- ideológico argentino, hasta incluso la viuda e hijas del fallecido fiscal, quienes marcharon en silencio en dirección a las oficinas de la UFI AMIA bajo una intensa lluvia pidiendo por el esclarecimiento del hecho.
Sin embargo, es necesario señalar que las repercusiones no fueron sólo locales, ya que fueron varios los representantes de naciones extranjeras quienes solicitaron una investigación seria en torno a la comprobación de la verdad del caso y que incluso se comprometieron a prestar ayuda técnica en caso de necesidad. Dentro de los países cuyos reclamos fueron los más enérgicos, podemos mencionar a los Estados Unidos, Israel y Francia. Este último, incluso comparó la muerte de Nisman con el atentado a las oficinas de Charlie Hebdo en París.
A contramano de las manifestaciones populares y de los citados gobiernos extranjeros, la respuesta de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner a la marcha realizada fue no menos que polémica, en parte porque acusó al Poder Judicial de querer desestabilizar a su Gobierno, además de asociarla con los medios y “los poderes económicos concentrados”. El 26 de Febrero de 2016, en apenas una semana, el juez federal Daniel Rafecas desestimaría “por inexistencia de delito” la denuncia de Nisman contra Cristina Fernández y el resto de los acusados.
Finalmente, es de destacar que la elección de la fecha de la muerte del fiscal Nisman como el día del Ministerio Público no significa la reivindicación absoluta de su vida y obra, ni tampoco de la totalidad de su accionar como integrante del
Ministerio Público Fiscal por más de 30 años. Por el contrario, lo que este proyecto pretende es que el día de su muerte violenta y no esclarecida, sea conmemorada todos los años, a partir de la enorme conmoción nacional e internacional que generó, al haber puesto en jaque a partir de la interposición de una denuncia de máxima gravedad institucional al gobierno de la Presidente de la Nación, por el encubrimiento del mayor atentado terrorista perpetrado en suelo argentino por una potencia extranjera, como es la teocracia iraní.
El fundamento político que justifica esta propuesta es la de alentar a las generaciones actuales y futuras de fiscales y aspirantes a serlo, a que estudien, reflexionen y se informen sobre qué condujo al doctor Nisman a su muerte, cuáles fueron las causas que contribuyeron a crear el clima de máxima tensión y hostilidad que existía en nuestro país en aquella época, de manera tal de contribuir a evitar que dichas circunstancias vuelvan a repetirse.
Antecedentes Internacionales
Son varios los países de la comunidad internacional que han reglamentado por ley el denominado “Día del Ministerio Publico”. Algunos de ellos son:
• Rusia: se celebra el 12 de Enero debido a su fundación en el mencionado día por
Pedro I “El Grande”.
• Eslovenia: se celebra el 4 de Noviembre de acuerdo a lo establecido por la Ley del
Ministerio Publico Fiscal en su Artículo 165.
• Uzbekistán: se conmemora por ley el día 8 de Enero de cada año.
• Brasil: se celebra el 14 de Diciembre de cada año de acuerdo a lo establecido por la
Ley Nº 8625 en su Artículo 85.
• Venezuela: lo conmemora el día 26 de Noviembre de cada año, tomando en consideración la fecha declarada por el Primer Congreso Interamericano del Ministerio Público (celebrado en Sao Paulo, Brasil, en 1954) como Día Interamericano del Ministerio Público.
• Panamá: lo conmemora el día 26 de Noviembre de cada año de acuerdo a lo
establecido por el Primer Congreso Interamericano del Ministerio Público, siguiendo de esta forma el ejemplo de Venezuela.
Conclusión
La ex jueza de Francia, de origen noruego, Eva Joly, en su libro “Impunidad: La corrupción en las entrañas del poder” relata de manera extraordinaria las sensaciones que atraviesa todo oficial público encargado de la defensa de la ley, el orden y la justicia, mientras vive el enfrentamiento a las mafias del poder.
“Yo he vivido, a mi modo, una noche de invierno a la intemperie.
Me han amenazado de muerte por el simple hecho de ejercer mi profesión. Anduve bajo la vigilancia de las agencias y los servicios secretos, sometida a una presión que nunca creí posible: he sido vilipendiada y acusada de las peores fechorías. Como si el peligro estuviera del lado de la justicia. Perderse en los interrogantes sin fin del porqué y el cómo no aportaría nada. Cada vez que un magistrado se acerca demasiado al poder, oficial u oculto, se ve atrapado por un engranaje que lo supera. Se trata, sin dudas, del orden de las
cosas.
Pero como el huracán se abate sobre uno mismo, cuando es uno el que soporta manipulaciones e intimidaciones, y aquel contra el que se alzan fuerzas tan poderosas, las palabras ya no tienen el mismo sentido.
Porque el blanco era yo.
Por supuesto, no estaba sola en el ojo del huracán. Éramos un puñado de magistrados, de policías y de auxiliares del departamento de Justicia que luchábamos contra vientos adversos. Por lógica, se podría haber pensado que nuestros esfuerzos se verían alentados y respaldados por los sucesivos gobiernos. Sin embargo, nuestras investigaciones
fueron vigiladas y a veces obstaculizadas. La institución no nos protegió todo lo que
hubiera debido de las violentas presiones y manipulaciones que se desplegaron”. 3
La realidad de nuestro país, tanto desde el punto de vista político, institucional, pero también económico y social, las altas tasas de criminalidad, delincuencia, violencia e impunidad, que tanto aquejan a la población en general y a los sectores más pobres en particular, imponen sobre el Ministerio Público Fiscal y cada uno de sus miembros, una exigencia especial.
El correcto funcionamiento de esta institución y las garantías necesarias para que desempeñen sus funciones de manera plena, de modo tal de asegurar los derechos constitucionales de quienes habitan el suelo argentino, nos interpela a los representantes del pueblo a tomar cartas en el asunto.
La aprobación de esta ley constituiría una señal clara y contundente de apoyo hacia los fiscales. Ante todo, constituiría un impulso moral y simbólico hacia los miembros del Ministerio Público, contribuyendo de esta manera a que hechos como los sufridos por el fiscal Nisman, no consigan el amedrentamiento y la parálisis de los representantes de los intereses generales de la sociedad y de los titulares de la acción penal pública, que es precisamente lo que persiguen obtener.
Si los fiscales de la nación sienten de manera inequívoca el apoyo del pueblo, manifestado a través de sus representantes, para enfrentar sin vacilaciones a las distintas mafias que operan en nuestro país desde hace años, en nuestra nación la impunidad podrá, algún día, dejar de ser regla para pasar a ser excepción.
Por estos motivos es que solicito el acompañamiento de mis pares para la
aprobación del presente proyecto de ley.
Etiquetas:
Sin etiquetas.
Compartir:

Últimas novedades

Últimos tweets