132 Período Ordinario – 2ª Sesión Especial – 2º Reunión

Volver

28 abril, 2014

Compartir:

1. FECHA: 23 DE ABRIL DE 2014

2. HORA DE INICIO/ FINALIZACIÓN: 12.10HS / 4.10HS

3. EXPEDIENTES CONSIDERADOS: Expediente 03-S-14Orden del Día 7 –  RATIFICACION DEL CONVENIO DE SOLUCION AMIGABLE Y AVENIMIENTO DE EXPROPIACION CELEBRADO ENTRELA REPUBLICA ARGENTINA, REPRESENTADA POR EL MINISTERIO DE ECONOMIA Y FINANZAS PUBLICAS Y REPSOL S.A., REPSOL CAPITAL S.L. Y REPSOL BUTANO S.A. SUSCRIPTO EL 27 DE FEBRERO DE 2014.

4. POSICIÓN DEL INTERBLOQUE EN DICTAMENES:

– IV – Dictamen de minoría (Lousteau – Sánchez) – Pag. 9 de la OD N°07/2014

– Observación de la Diputada Carrió

5 .VOTACIÓN NOMINAL: en  General y Particular

http://www1.hcdn.gov.ar/dependencias/dselectronicos/actas/2014/132OE02_01_R02.pdf

 

5. VOTACIÓN DE LOS DIPUTADOS DEL INTERBLOQUE:

 

ARGUMEDO: Negativo

JAVKIN: Negativo

CARRIO: Negativo

SANCHEZ: Negativo

LOUSTEAU: Negativo

CARRIZO: Negativo

 

 

6. VERSIÓN TAQUIGRAFICA DE LAS INTERVENCIONES DE LOS DIPUTADOS

 


 

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO LOUSTEAU

Sr. Lousteau.- Señora presidenta: como miembro informante del dictamen de nuestro interbloque, vengo a exponer las razones de nuestro rechazo al convenio que se propone.

Los motivos de nuestro rechazo se basan en los dos aspectos principales del convenio propuesto, que tienen que ver con el precio y con las condiciones de endeudamiento.

Empecemos por el precio. La verdad es que no se entiende bien de dónde sale el precio de 5 mil millones de dólares, y no me refiero a la valuación del Tribunal de Tasaciones.  Ha habido tantas falsedades con respecto a cuántos títulos se van a emitir, cuál es el precio y cuánto se va a pagar que me parece importante remarcar este punto.  El precio que se propone pagar a Repsol al contado y en efectivo es de 4.670 millones de dólares.  Por eso existe una cláusula gatillo que hace que se detone un paquete complementario si no se alcanza esta cifra en valores de mercado.

Entonces, 5 mil millones no es el precio de contado y efectivo, sino que es 4.670 millones.  Tampoco puede ser 5 mil millones el aumento del endeudamiento que se propone a esta Cámara, porque si uno observa, dentro de los bonos discount hay además 503 millones de dólares de intereses capitalizados, con lo cual el aumento del endeudamiento es de 5.503 millones. Y cuando se detone el paquete adicional, el paquete complementario, vamos a hablar de un aumento del endeudamiento de 5.630 millones de capital.  Acá hay que tener cuidado, porque si son 5.630 millones lo que está defendiendo el oficialismo como aumento del endeudamiento, entonces ya estamos fuera del rango del 10 por ciento permitido para la valuación que hizo el Tribunal de Tasaciones. Cinco mil millones tampoco es lo que se comprometela Argentina a pagar en valor presente, sino que es una cifra mucho más alta que esa. Más adelante voy a volver sobre este punto. Pero hagamos de cuenta que esta ficción, este artificio de cinco mil millones de dólares, es el precio. La pregunta que nos tenemos que hacer es si es justo y razonable.

En ocasión de la expropiación, el propio ministro de Economía –que además se sienta en el directorio de YPF- dijo que Repsol había subestimado pasivos ambientales, que había habido vaciamiento, que había habido un crecimiento exponencial de la deuda y que, además, la empresa ocultaba información.

Después, cuando tuvo que venir a defender el acuerdo, empezó a decir que el valor de esto parala Argentinaera infinitamente mayor, que realmente se trataba de un activo invalorable, entre otras cosas por los impactos secundarios que el acuerdo tenía para el país. Pero ninguno de estos factores es relevante a la hora de tasar según la ley y al momento de ponerle un precio al acuerdo.

Entonces, dadas estas inconsistencias temporales en los dichos del ministro de Economía que, repito, además es director de YPF, lo que necesitábamos era que el Tribunal de Tasaciones tasara y despejara cualquier duda. Pero eso no ha sido para nada lo que ocurrió.

La valuación del Tribunal de Tasaciones padece de un montón de falencias técnicas ‑en lo que lamentablemente ahora no hay tiempo para profundizar‑, peca de poca trasparencia ‑casi no hemos tenido acceso a la información‑, faltan muchos datos y, entre otras cosas, como ya lo expresó anteriormente la señora diputada Ciciliani, hay una zona gris muy compleja sobre los pasivos ambientales.

Durante la reunión del plenario de las comisiones, al propio ingeniero Daniel Martín se le escapó decir que habían tasado los pasivos ambientales en el mismo monto que la empresa para no generar problemas, porque se trataba de información sensible.

Por lo tanto, está claro que la tasación del tribunal no puede despejar las dudas con respecto al precio, y por eso debemos contemplar otras alternativas para determinar si el rango que se propone es razonable. Una de esas alternativas puede ser analizar otras transacciones que han tenido lugar. Por ejemplo, Cristóbal López estuvo muy cerca de comprar Petrobras en valor libros, en el valor contable. Esa transacción se cayó por otras cuestiones, no por el precio. Si uno tasara YPF por el valor libros, el precio sería la mitad del que se propone.

Alternativamente, uno podría analizar compañías similares en el mundo para ver cuánto cuestan. La norma habitual para comparar compañías de distinto tamaño es ver cuántas veces caben dentro del precio las ganancias actuales, las de este año.

Voy a dar algunos ejemplos: Exxon cotiza o vale 13 veces las ganancias anuales; Chevron –que ahora trabaja con YPF- cotiza o vale 10,7 veces las ganancias anuales y Statoil, la empresa noruega que la presidenta dela Nacióny el presidente de YPF proponen como modelo para YPF, vale 11,2 veces sus ganancias anuales. El precio que se propone para YPF en el convenio es 16,6 veces las ganancias anuales, es decir, que hay una sobrevaluación de 1.350 millones de dólares. Entonces, no tenemos una tasación que nos despeje las dudas. De hecho, en base a los propios dichos del secretario Legal y Técnico podemos tranquilamente deducir que primero hubo un acuerdo y después una valuación. Cuando uno compara con precios alternativos se aprecia que no sólo hay muchas dudas, sino que hay claros indicios de que existe una sobrevaluación en el precio acordado.

Veamos entonces qué sucede con la tasa. Para garantizarle a Repsol 4.670 millones de dólares  -el precio contado efectivo admitido por los mercados- se tienen que emitir casi 5.630 millones de dólares con un cupón de 8,42 y no 8,75, como dijo el ministro de Economía, que fue otro error.

– Ocupala Presidenciael señor      presidente dela Honorable Cámara, doctor Julián Andrés Domínguez.

Sr. Lousteau.- ¿Y por qué tenemos que emitir más? Porque, como dijo el ministro, la cartera de bonos que el Estado dice que ascienden a cinco mil millones, hoy en el mercado no valen esa cifra.

Resulta curioso que el ministro de Economía se la pase denigrando a los mercados por su escasa comprensión al prestarle mucho más caro ala Argentinaque a Grecia o a España, pero finalmente, a la hora de arreglar, admite que el precio de los títulos argentinos lo determinen los bancos internacionales. Me pregunto qué hubiera pasado, cuando se reestructuró la deuda en 2004, si el ex presidente Néstor Kirchner admitía que el precio de los títulos y las características de la renegociación eran determinados por los mercados internacionales. Seguramente, el resultado no hubiera sido para nada aquel que el oficialismo está tan orgulloso de haber conseguido.

Pensemos en la tasa que los mercados nos imponen en esta transacción y que el gobierno acepta pasivamente. No es el cupón de 8,42; lo que se acepta como tasa, y se conoce como tal en la colocación de bonos internacionales, esla TIR, la tasa interna de retorno, que es diferente del cupón.

Si no razonamos de esta manera, puede ocurrir algo bastante particular. Si emito un bono por 100 pesos a un año y hoy recibo 50 pesos, no puedo hablar de una tasa de interés igual a cero ni decir que no pago intereses, porque en realidad estoy pagando el ciento por ciento de tasa de interés anual. Cuando analizamos a qué se comprometióla Argentinadesde el punto de vista de los intereses y vemos que emite para garantizar aquellos 4.670 millones, advertimos que la verdadera tasa a la que se colocaron los bonos es del 12,2 por ciento. Para que los señores diputados tengan una idea de la magnitud de esta tasa, es sustantivamente superior a las aplicadas para la colocación de deuda durante los años 90. Si hacemos una comparación con el “megacanje”, estamos hablando del mismo nivel de sobretasa y de riesgo país. Recordemos que aquel proceso, que terminó con nueve funcionarios procesados, fue ruinoso para el país.

Tampoco se entiende la diferencia con la tasa de 0,61 por ciento anual en dólares aplicada por el propio Tribunal de Tasaciones dela Nación, quien consideró que como pasó tiempo desde que se tomó la decisión hasta el momento del pago, era necesario aplicar intereses. ¿Cómo los calculó? Aplicando el 0,61 por ciento anual. En cambio, para ofrecer una garantía a Repsol se le paga al 12,2 por ciento anual. Como podrán advertir los señores diputados, hay una increíble diferencia de criterios entre lo interno y lo que se reconoce a quien fue expropiado; en este caso, una compañía extranjera.

El señor ministro de Economía y Finanzas Públicas afirma que no le preocupa la tasa, y que siempre es conveniente endeudarse y pagar en cuotas. Incluso, ha comparado una transacción de miles de millones de dólares con la compra de un electrodoméstico. Yo no iría de compras con el señor ministro de Economía y Finanzas Públicas porque parece que le da lo mismo comprar un electrodoméstico de 1.200 pesos en doce cuotas de 100, de 200, de 300 o de 400 pesos, independientemente de cuál sea la tasa, porque es extremadamente peligroso.

Hoy nos comprometemos a pagar un capital muy alto, sobre la base de un precio que realmente no está validado, a una tasa elevadísima. Coincido con el señor ministro de Economía y Finanzas Públicas en que no tenemos que sumar capital e intereses aritméticamente, porque los pagos se producen en distintos momentos; en todo caso, lo que se puede hacer es comparar lo que se ha comprometido a pagar con los recursos que se tendrán en el futuro, es decir, con lo que crecerá el PBI. En otras palabras, se puede descontar el flujo de pagos quela Argentinase ha comprometido hacer hasta 2033 con la tasa de crecimiento del producto bruto interno y calcular el valor actual del monto quela Argentinadebe pagar: 7.800 millones de dólares. Esta es la cifra que importa, la que nuestro país se comprometió a pagar. No los 4.670 millones; eso debe preocupar a Repsol. Toda vez que el señor ministro de Economía y Finanzas Públicas habla de 5.000 millones de dólares o de que la tasa no importa, tengo la sensación de que durante el proceso de negociación defendió no el monto quela Argentinadebe pagar, sino lo que la otra parte va a cobrar.

Para colmo, las condiciones técnicas del acuerdo transforman a ese monto en mucho más oneroso. El señor ministro se congratula por que existieron mecanismos que calculan que el promedio al que los mercados tomarán los precios de los títulos entregados resulta de un promedio móvil de noventa días. Pero ocurre algo muy curioso: a medida quela Argentinacorrige algunas inconsistencias, entre ellas haber demorado el pago al expropiado, la tasa de interés empieza a bajar. Si se arranca con una tasa alta que luego desciende a tasas más bajas, cuando paga la tasa de interés promedio y no la más baja, termina pagando plata de más.

Cuando uno observa cómo disminuyó la tasa y cómo lo sigue haciendo desde que se anunció el potencial acuerdo comprueba que ya se han regalado 30 millones de dólares. Además, si uno mira la mejor tasa a la quela Argentinase pudo endeudar durante estos diez años concluye que ella fue del 7,02 por ciento y que se alcanzó en febrero de 2007, después de la reestructuración de la deuda y antes de la intervención del INDEC. Si la tasa que nos reconocen para pagar en cuotas fuera del 7,02 por ciento en lugar de ser del 12,2 por ciento nos estaríamos ahorrando 1.850 millones de dólares.

Por otra parte, sila Argentinase fuera a endeudar no con la mejor tasa que ha tenido en estos años sino con aquella con la que lo hacen las naciones limítrofes dentro del mismo plazo y que es del 4 por ciento, nuestro país, en las condiciones de financiamiento acordadas, se ahorraría 2.500 millones de dólares.

Entonces, me pregunto por qué el ministro de Economía acepta livianamente que el precio de los títulos ‑y por ende, la tasa de mercado a la quela Argentinase compromete‑ sea el que establecen las entidades financieras internacionales o, como se los conoce comúnmente, los mercados.

Por lo tanto, si uno observa los dos elementos principales de este acuerdo, que son el precio y las condiciones de endeudamiento que se solicitan a esta Honorable Cámara, no puede menos que deducir que el precio, como mínimo, no está justificado, habiendo severos indicios de que está sobreestimado y de que la tasa a la que nos comprometemos es ruinosa.

Quizás estos sean los motivos por los cuales el propio Antonio Brufau, enla JuntaGeneralde Accionistas de Repsol celebrada recientemente, dijo lo siguiente: “Hemos trabajado muy duro para obtener una compensación justa. Nuestros esfuerzos han sido recompensados con un acuerdo garantizado que crea valor para nuestros accionistas y fortalece la posición financiera de nuestra empresa”. Aclaro que esta última es Repsol.

Estos son los motivos. El precio y la tasa son los dos elementos preponderantes respecto de los cuales se solicita a esta Honorable Cámara su aceptación o no. Consideramos que son absolutamente inaceptables, por lo que aconsejamos el rechazo del convenio propuesto. (Aplausos.)

 

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA CARRIÓ

Sra. Carrió.- Señor presidente: me gustaría hablar muy brevemente de las tres etapas de este período de veinte años de historia.  Yo traté de hacer un análisis y poner tres títulos para imprimirle por lo menos un poco de ironía a una tragedia nacional.

Esos tres títulos son: primero, etapa pre-revolucionaria o de llamado Primer Mundo; segundo, etapa revolucionaria; y tercero, etapa post-revolucionaria, que sería a partir de la declaración de expropiación. Lo que resulta claro de esto es que hay cuatro actores principales que permanecen a través de varias de las etapas, es decir, de la pre-revolucionaria, la revolucionaria y la post-revolucionaria. Me refiero al secretario general dela Presidencia, Oscar Parrilli; al secretario de Energía, Daniel Cameron; a Cristina Kirchner y, en dos etapas anteriores, Néstor Kirchner. También estaban involucrados muchos diputados nacionales que están sentados en estas bancas y diputados del Frente Renovador, incluido el diputado Massa, cuyo asesor era Baratta, el principal responsable como síndico, como representante del Estado en el directorio de YPF y con facultades de controlar.

La primera etapa, llamada pre-revolucionaria, es la de la privatización de YPF, cuyo miembro informante fue Parrilli y que fue cuestionada por coimas por el entonces diputado Luis Saadi. Tengo aquí toda la documentación de la época. Se habrían pagado ocho millones de dólares a los senadores y cinco millones de dólares a los diputados.

Lo cierto es que en los estados contables de Repsol España figuran 200 millones de dólares depositados en las Islas Vírgenes británicas. La causa todavía está en trámite; el fiscal es el doctor Stornelli.

En ese segundo período tiene lugar la entrega de la principal empresa latinoamericana y principal orgullo de esta Nación. Cabe señalar que cuando asume Estenssoro forma parte de estas negociaciones anteriores raras –no lo quiero excluir- y decide hacer varias inversiones, porque efectivamente YPF era rentable. Después van a entender cómo fue el negocio. Compran varias inversiones: Angola, Brasil, Ecuador, Bolivia y Estados Unidos. Es decir que en el período anterior a la privatización y entrega a Repsol España, YPF ya no sólo era esta YPF poderosa sino que además tenía inversiones en todo el mundo. Esto era igual que las rutas de Aerolíneas Argentinas.

Cuando se privatiza, en realidad comienza el período de liquidación. Al leer toda la documentación española uno puede darse cuenta de que siempre fue un negocio financiero y que Repsol era una pequeña refinería. Por eso van a poder entender quela Caixaes la principal accionista porque es el principal banco y sus socios son políticos. En todos estos procesos tiene mucho que ver Felipe González, quien en ese momento era clave en la negociación, como también lo fue en la venta de Eskenazi a Pemex. Ahí también está Felipe González con Slim.

Lo cierto es que esta empresa empieza a ser vaciada liquidando utilidades al exterior. Aquí viene la etapa que yo llamo revolucionaria, el período Kirchner, ambos. En un momento –y esto surge de las asambleas de Repsol- se decide separar Repsol Argentina -diciendo que es la argentinización de Repsol- de Repsol internacional España.

La casualidad es que todas las inversiones que tenía YPF, incluidas Angola, Brasil, Ecuador y Estados Unidos, pasaron a Repsol internacional y se fueron de Repsol Argentina. Esto mismo pasó cuando entregaron Aerolíneas Argentinas: Iberia se quedó con todas las líneas internacionales. Este es el desguace.

A cambio de eso, Néstor Kirchner negoció con Brufau la venta sin dinero a los hermanos Eskenazi, que en ese momento eran íntimos amigos y socios de Kirchner en esta empresa australiana. En este punto debemos mencionar aquél crédito del Credit Suisse garantizado por Repsol. Nunca en la historia de las negociaciones se vio algo semejante: que el vendedor garantice al comprador. ¿A cambio de qué? Del retiro del 90 por ciento de las utilidades, que incluso se financiaban con préstamos. Es decir que no había utilidades; se repartían por 4.000 pero había crédito por 2.300, situación que endeudaba a la empresa.

Ese fue el período de vaciamiento. De acuerdo con las actas de Repsol, el retiro de la empresa –intimado porla Caixa-debía producirse entre 2014 y 2015. Como dije en la sesión anterior, lo que se discutía en el acuerdo era el precio de ese retiro: los españoles querían 5.000 millones, porque Brufau hacía el último gran negocio financiero, y los argentinos pretendían pagar menos. Por eso expropiaron la empresa. Tengo en mis manos la versión, donde amplío la denuncia por asociación ilícita y vaciamiento que presentamos en 2006, en la que está incorporada toda la prueba. No se preocupen, señores diputados, porque esto prescribe en 2022. Muchos van a ir presos, españoles y argentinos. Yo estoy tranquilísima porque expusieron todos. Baratta puso su firma en todo.

Lo que quiero saber ahora es en qué se pusieron de acuerdo. Si vemos los estados contables del año pasado de Repsol nos encontramos con la suma de 5.000 millones de euros. ¿Cuánto se pagó? 5.000 millones de dólares. Es decir que a Repsol le cierra el balance y nosotros pagamos las concesiones que debieron haberse rescindido por el vaciamiento.

Mi primera denuncia, que es por contrabando ‑porque exportaban en negro a Chile‑, todavía está pendiente. También denunciamos que se quiso involucrar a Cristóbal López y a Bulgheroni en las acciones. ¿Saben los señores diputados dónde negociaba De Vido con Bulgheroni? En San Martín y Alem, o sea en el mismo lugar donde se produjo el negociado de Pan American Energy respecto del Golfo San Jorge y Cerro Dragón. Yo los veía porque la gente de los alrededores me avisaba cuando De Vido entraba a negociar en ese lugar donde están los Bulgheroni.

Como pedimos la intervención dela Bolsade Valores de España, la ampliación de las acciones se detuvo. Aquí es donde aparece Eskenazi como mecanismo de choque para acordar el precio y la toma de la empresa.

Hablamos de 5.000 millones de dólares que no pagan Dios ni los bonos sino el pueblo dela Nación Argentina.Tampoco los pagará este gobierno. Es el período postrevolucionario, el futuro del que hablaba el señor diputado Feletti. Hablamos de la mayor empresa de América entregada, porque Chile no entregó el cobre y Brasil no entregó Petrobras; fue vaciada con la complicidad de las autoridades argentinas y con un regalo de 5.000 millones de dólares pagados por el pueblo argentino para que a los españoles les cierre el negocio financiero.

                Es una asociación ilícita entre españoles y argentinos; correspondería correr vista al fiscal, como lo planteo en el dictamen anterior, pero como ello no va a ocurrir mañana ampliaremos la denuncia. Esta es la historia de una asociación ilícita de veinte años con los mismos nombres, los mismos apellidos y el mismo partido. (Aplausos.)

CUESTION DE PRIVILEGIO PLANTEADA POR LA DIP. CARRIÓ

Sra. Carrió.- Señor presidente: más allá de que comparto la cuestión de privilegio de los diputados preopinantes, creo que además esta Cámara tiene que resolver un asunto vinculado con las mediaciones. Ustedes saben que yo tuve más de cuarenta querellas criminales en la época de Menem; eso es toda una tradición. Cuando se derogó la ley de calumnias e injurias comenzaron los juicios de demanda civil, lo cual tampoco decidirán los jueces. El problema se presenta con las mediaciones.

Esto lo quiero aclarar porque hoy nos ha pasado a nosotros, también al señor diputado, pero otras veces les va a pasar a otros, es así. Los mediadores desconocen la garantía de inmunidad de opinión de los legisladores. Nos citaron a mediación, en este caso  con un empleado a sueldo dela Naciónque no se sabía qué jerarquía tenía, un tal señor Milani que anda por ahí. Yo dije que en nombre de la ley venía, pero que en nombre dela Constituciónme retiraba, porque uno no puede ir a una audiencia de conciliación a perder el tiempo.

En todo caso que se resuelva si quieren hacer una demanda civil. Esto se puede analizar. Hay inmunidad de opinión, pero puede haber otros casos y debe haber acceso ala Justicia, pero que no nos citen a mediación. Esto lo tiene que resolverla Cámara. Habiéndosederogado la querella por calumnias e injurias todos demandan, pero el problema es que uno tiene que ir a un juez. Creo que todos tenemos que ir a un juez exponiendo nuestras inmunidades, y en todo caso el juez se hará responsable, pero ya ir a una mediación, diputados o senadores nacionales… Cualquier empleado público hace una demanda y nosotros tenemos que ir a mediación por lo que dijimos acá, por lo que dijimos afuera.

                Esto lo tiene que resolverla Cámaraen materia de legislación o en los términos más amplios que dicen los diputados. Yo nunca me quejé, porque además me encanta pelearme con los villanos, pero me parece que es un tema que hace a todala Cámaraen su conjunto.

CUESTION DE PRIVILEGIO PLANTEADA POR LA DIP. CARRIÓ

Sra. Carrió.- Señor presidente: el diputado Parrilli fue parte de la entrega de YPF –le guste o no le guste- en el año 1992. (Aplausos.)

Segundo, no importa dónde estuvo en 1995, lo cierto es que desde que Néstor Kirchner fue presidente es secretario general de la Presidencia, con lo cual es cómplice del vaciamiento y de esta impunidad. (Aplausos.)

CUESTION DE PRIVILEGIO PLANTEADA POR LA DIP. CARRIÓ

Sra. Carrió.- Señora presidenta: me da la impresión de que algunas personas tienen razón en no tener memoria, quizás por la edad. Pero quiero recordar a la señora diputada que los denunciantes del megacanje no fueron miembros del PJ sino que fui yo, y era miembro del gobierno. Y ustedes son incapaces de denunciar los robos de su propio gobierno. (Aplausos.)

 

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA ARGUMEDO

Sra. Argumedo.- Señora presidenta: con mucho dolor presencio este fenómeno por el cual va a consumarse un paso más del saqueo de nuestros recursos y de nuestra patria, que desde hace décadas viene golpeando a este pueblo.

Hoy me pregunto cuál es el significado de ese concepto que atravesaron las fuerzas políticas mayoritarias en sus momentos más luminosos, ese concepto surgido en el documento liminar de la reforma universitaria de Córdoba, hace ya casi un siglo, que hablaba de coloniaje mental; esa denuncia que tomaron los hombres y mujeres de FORJA, que después a través de Jauretche pasó hacia el peronismo.

Me pregunto qué significa hoy coloniaje mental. Y digo esto porque hay un fenómeno muy peculiar que estamos observando y es que casi las mismas personas, con nombre y apellido, y el mismo grupo político que impulsó fervientemente y avaló la privatización de YPF hace veintidós años ahora pretende convencernos de las infinitas ventajas que para nuestro país tiene el pago de esta indemnización a la empresa Repsol.

Haciendo un poco de historia quiero recordar las palabras del miembro informante del bloque menemista, señor Oscar Parrilli, que como todos sabemos desde 2003 hasta la fecha es el secretario general dela Presidenciay riñón del Frente parala Victoria.

En esos momentos, con mucho orgullo, el diputado Parrilli decía: “Nos preguntábamos si estábamos traicionando nuestra banderas, si nos habíamos olvidado de dónde proveníamos y si no sentíamos vergüenza por nuestra historia, por nuestros muertos y por todo lo que significa el peronismo en la historia.

“Por ello debo señalar con sinceridad y profunda convicción…

Sra. Presidenta (Abdala de Matarazo).- Señora diputada: la señora diputada Parrilli le solicita una interrupción.

Sra. Argumedo.- Se la voy a conceder en mi último minuto.

Esto lo he sacado textualmente de los archivos, porque yo me dedico a la historia y los archivos son implacables. Sigo leyendo: “Por ello debo señalar con sinceridad y profunda convicción que no venimos a esta sesión arrepentidos de lo que fuimos, no sentimos vergüenza de lo que somos y tampoco venimos a pedir disculpas por lo que estamos haciendo”.

Quiero recordarles que por esta acción, por la cual nadie siente vergüenza, nadie se arrepiente y nadie pide disculpas,la Argentinaha perdido en estos veintidós años más de 250 mil millones de dólares como consecuencia de la renta petrolera y gasífera. Y hablo de más de 250 mil millones de dólares porque estamos refiriéndonos a la exportación en blanco.

Recordemos que en estos años las grandes corporaciones exportaban a mera declaración jurada. Venían y decían: “Te juro por Dios que saqué diez barriles”, y sacaban mil. Estamos hablando de 250 mil millones de dólares. ¿Cuáles van a ser las inversiones extranjeras que vendrán? Porque por el uno por ciento de lo que se perdió en estos veintidós años bailan desnudos festejando la llegada de corporaciones.

El tema es que en esto se han recibido comisiones y coimas. La corporación petrolera British Petroleum se acaba de autoincriminar por haber pagado coimas cuando en 2007 el entonces presidente otorgó una prórroga por cuarenta años de los yacimientos de Cerro Dragón diez años antes de que terminara la concesión.

La gran pregunta que hay que hacerle ala British Petroleumes a quién pagó esas coimas y esas comisiones.

Nos preguntamos también cuál fue el sentido nacional y popular del arreglo por el cual en 2008 al Grupo Eskenazi se le otorgó la posibilidad de comprar el 25 por ciento de la empresa Repsol sin pagar un solo peso, pagando con las utilidades y con un crédito que avalaba la propia empresa vendedora.

Sabemos que esto fue la base del vaciamiento, que se denunció en el Informe Mosconi y que de alguna manera se intenta silenciar en este momento. Sabemos que esto generó el surgimiento de la llamada burguesía nacional. Hablemos del señor José Luis Manzano. Lo conocí antes de ser diputado. Lo conocía de naranjo, como diría Perón, y era más pobre que yo. Hoy, gracias a su acción y a su participación, es un poderoso empresario petrolero y mediático. Nos preguntamos cómo hizo, y tal vez sienta cierta envidia por el señor Eskenazi -porque yo podía haber comprado el 25 por ciento de YPF- y por el señor José Luis Manzano.

Pero estoy hablando de que acá hay procesos de corrupción y entrega que son inadmisibles, que además acarrean brutales costos sociales, porque el señor José Luis Manzano declaraba que miles de millones de pesos iban a ir para los jubilados.

Recordemos la situación de los jubilados en los años 90. Eso se hacía en nombre de Perón y Evita, cantandola Marcha Peronista.Recordemos ahora ‑y esto es algo que tiene que reivindicarse- la situación de los trabajadores de YPF que iban a cobrar el 10 por ciento de las acciones. Hace veinte años que lo están esperando; mientras tanto se apresuran a pagar a las corporaciones.

Aquí se está hablando de que se van a permitir una serie de pasivos. ¿Quién se va a hacer cargo de reconocer el derecho de los trabajadores a ese 10 por ciento por el que están siendo estafados?

Si este modelo es nacional y popular, ¿por qué los grandes costos son pagados por los trabajadores y no por las grandes corporaciones?

Finalmente, quiero pedirles que no se ilusionen, porque el tema de El Dorado con Vaca Muerta es precisamente un sueño. Las grandes petroleras del mundo se están retirando del fracking porque no es rentable.

Sra. Presidenta (Abdala de Matarazzo).- Se ha agotado su tiempo, señora diputada. Concluya.

Sra. Argumedo.- Concluyo con una anécdota: el presidente de Exxon acaba de declarar que la producción de fracking está en rojo…

 

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO JAVKIN

Sr. Javkin.- Señora presidenta: estamos tratando este convenio de solución amigable. Es un buen paso usar ese adjetivo, y en el adjetivo “amigable” de este convenio está gran parte de nuestras objeciones.

Por suerte hoy los consensos son otros, pero yo diría que estamos pagando el precio del arrepentimiento, de haber cometido el error grosero ‑que junto al de los ferrocarriles, entiendo fue de las peores decisiones soberanas que tomó una mayoría que gobernabala Argentina‑ de haber privatizado YPF. Luego se trató una ley para estatizarla y hoy estamos discutiendo cuánto nos cuesta esa decisión del sano arrepentimiento de intentar recuperar una empresa.

El señor diputado Lousteau ha hecho un detalle acerca de la cuestión del precio. Voy a utilizar mi tiempo solo para hablar de la cuestión del pasivo ambiental, intentando que el oficialismo no se sienta tocado por los términos que voy a emplear, dando datos aportados por funcionarios del propio oficialismo.

Cuando se discutió la ley 26.741 en el Senado, el señor ministro de Planificación dijo textualmente: “En eso vamos a ser inflexibles, vamos a liquidar ‑y ya hemos hablado con los gobernadores para que liquiden provincia por provincia‑ cada uno de los pasivos ambientales causados por oleoductos rotos, tanques rotos y la permanente pérdida de efectividad en la producción”.

Los gobernadores respondieron al pedido del ministro. El gobernador Peralta habló de 3 mil millones de dólares, de 100 mil hectáreas improductivas y de 8 mil pozos en desuso. El gobernador Bussi habló de 3 mil pozos abandonados. El gobernador de Neuquén habló de 1.500 millones de dólares.

En esta solución amigable –como se ha discutido‑ existe una cláusula de indemnidad que protege a Repsol no solo de los eventuales reclamos del Estado argentino sino del reclamo que cualquier tercero pudiera hacer. Cualquier tercero –todos lo sabemos‑ puede ser un vecino, el dueño de una propiedad que no pueda explotar por el daño ambiental de un pozo improductivo, una persona afectada en su salud por el daño ambiental o una comunidad de un pueblo originario.

Existe en nuestro análisis del proyecto de ley que está en consideración la posibilidad de ver cómo se contuvo ese daño ambiental con el cual se iba a ser inflexible, y ese daño se toma de los balances de los estados contables de la propia Repsol. Trescientos millones de dólares. Esto es lo que alcanza en este convenio en la defectuosa tasación del tribunal, el pasivo ambiental con el cual íbamos a ser inflexibles.

Si se suma solamente lo que aportaban los gobernadores –y hay datos objetivos de esos aportes, nombrando pozos o hectáreas­‑ se llegaba a alrededor de 6 mil millones de dólares, como el diario Tiempo Argentino publicó en un informe exhaustivo.

También existen cuestiones que uno no tiene que presumir. Hoy existen juicios, demandas, como por ejemplo la de ASUPA. También existe un informe que el oficialismo conoce muy bien, que es el Informe Mosconi, que fue base de la ley de restatización de YPF, en el cual se mencionan entre el año 2010 y 2011 más de 4.500 incidentes ambientales. Esto es textual, no es palabra de la oposición, de la patria chica. Es textual el informe Mosconi: 4.500 incidentes ambientales. Si realmente alguien piensa que esos 4.500 incidentes ambientales van a ser cubiertos por los 300 millones de dólares por lo menos peca de optimista.

Déjenme decir que existen causas enla Corte Interamericanade Derechos Humanos como la de la comunidad Mapuche por la contaminación de Loma dela Lata. Existendemandas e informes a partir de los daños en la cuenca del río Colorado y también hay un informe dela Comisión TécnicaFiscalizadora del COIRCO que data del año 2012 donde se expone la gran cantidad de incidentes de contaminación ambiental. Asimismo, existe el caso Los Barreales.

En definitiva, cuando este convenio se apruebe, el Estado argentino asumirá el pasivo ambiental de todos estos incidentes que el propio gobierno incluyó en el Informe Mosconi y que van a pagar las provincias argentinas porque el artículo 41 de nuestra Constitución protege la reparación ambiental, y de eso no nos vamos a poder escapar. (Aplausos.)

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA CARRIZO

Sra. Carrizo.- Señor presidente: ya llevamos doce horas de debate y la posición de nuestro bloque ya ha sido informada a través de la participación del diputado Martín Lousteau. En ese sentido. vamos a votar por la negativa en relación con este proyecto que hoy estamos debatiendo.

Como solamente tengo cinco minutos, quiero ser muy específica y aportar dos reflexiones que me parece que han estado ausentes en esta discusión.

En primer lugar, quiero aclarar algunos conceptos porque aquí se han dicho palabras que, en principio, sugieren mucho pero explican bastante poco.

Estamos totalmente de acuerdo con lo que expresó el miembro informante de la mayoría. Creemos que lo que expresa la reglamentación de la ley de expropiación y este convenio constituyen una ingeniería institucional novedosa.

No hay antecedentes en ninguna democracia parlamentaria consolidada ni en ninguna democracia latinoamericana de reciente consolidación de un modelo que presidencialice la gestión de los recursos hidrocarburíferos de un país.

Acá no hay nacionalización. Tampoco hay estatización. Lo que hay es una presidencialización de la gestión de los recursos hidrocarburíferos del país. Esto es inédito.

¿Por qué decimos que no hay nacionalización? Porque el decreto reglamentario de la ley de expropiación claramente, tal como lo dijeron acá, anula cualquier instancia de control de las provincias. Así, se desnacionaliza la presidencialización.

Pero tampoco hay estatización porque no hay administración pública en esta gestión. Es decir, no hay Estado y no hay ciudadanía.

Este es un punto clave que nos tiene que hacer reflexionar porque, en definitiva: ¿qué es la presidencia? Se trata solamente de uno de los tres poderes del Estado, y claramente no es la administración pública.

La segunda cuestión que me parece importante es la siguiente: acá se han mencionado muchas palabras tales como patria, soberanía e independencia, y está bien que así sea. Pero son palabras que pueden existir claramente en un Estado autoritario. En cambio, hay cosas que no pueden ocurrir en un Estado democrático, y aquí ha habido una palabra ausente. Aquí se ha dicho que hablar del precio y de las condiciones de endeudamiento de este acuerdo pareciera ser una discusión poco épica y casi banal.

Recuerdo a los señores diputados que existe un concepto clave que este convenio está violando, que es el principio básico del concepto de ciudadanía fiscal en un Estado democrático.  Este convenio le dice a los argentinos que van a tener que tributar durante diecinueve años.  Les está diciendo: ustedes tienen todas las obligaciones pero no tienen derecho a ningún control; en cambio, la institución presidencial, la presidenta que actualmente gestiona, y los que pueden venir en diecinueve años tendrán a su favor todas las discrecionalidades que se puedan realizar.

No me parece ningún avance en treinta años de democracia.  No me parece el mejor mensaje que la dirigencia política que hoy está reunida acá le puede ofrecer a los ciudadanos dela Argentina.

                Por supuesto que no defendemos este presente, porque tampoco nos da confianza este futuro.  Aspiramos a un país con un futuro diferente, donde los ciudadanos de la Argentinasientan efectivamente que los derechos no se agradecen sino que se exigen.  (Aplausos.)

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO SÁNCHEZ

Sr. Sánchez.- Señora presidenta: cinco minutos es poco tiempo, pero voy a utilizar un minuto para efectuar dos aclaraciones preliminares que nada tienen que ver con el tema que discutimos, a pesar de que es una de las principales cuestiones que debemos discutir en este Parlamento.

Las aclaraciones son para dos diputadas preopinantes en relación con nuestro partido y concretamente con la señora diputada Carrió.

La señora diputada Perié efectuó una afirmación en cuanto a quién financia las campañas dela Coalición Cívicay quién cuando Elisa Carrió fue candidata.

Yo fui el responsable del financiamiento económico de la campaña, sobre todo de la presidencial de 2007. Por eso le puedo decir que no nos financió Telecom porque está prohibido ese financiamiento por parte de las empresas prestadoras de servicios. Algunos partidos lo entendimos y otros no, como el Frente parala Victoria.

No sólo no nos financian las empresas prestadoras de servicios probados, sino que tampoco la efedrina. Esto para la diputada Perié. (Aplausos.)

En segundo lugar, le quiero aclarar algo a la señora diputada Camaño. Espero que se encuentre en el recinto, porque siempre he tenido respeto por ella como parlamentaria. Coincido en cuanto a que no todo vale en la política. Por eso espero que la versión taquigráfica sea suficiente prueba y valga para demostrarle que el 1° de octubre de 2008 el señor jefe de Gabinete de Ministros dela Nación, Sergio Tomás Massa, se presentó en esta Cámara acompañado ‑para que lo asesore‑ por el señor subsecretario de Coordinación de Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal, el licenciado Roberto Baratta. Es decir que efectivamente la versión taquigráfica afirma que estuvo asesorado por Roberto Baratta, a la sazón director de YPF por muchos años. Voy a enganchar este comentario y esta aclaración con el tema en cuestión que me parece es el que interesa.

Cada vez que discutimos la política energética y la política hidrocarburífera, en particular lo referido a Repsol-YPF y lo que significa YPF parala Argentina, nos sentimos tentados a discutir el pasado.

El problema es que ya quedó demostrado con claridad en este y otros debates que en los 90 se entregó YPF. La entregó el PJ, y al hacerlo no sólo entregó soberanía hidrocarburífera sino parte de la soberanía argentina. Se entregaron recursos, dignidad y la dignidad de los trabajadores, a los que les prometieron una compensación por ser socios de una empresa y nunca les llegó.

También se entregó la dignidad de los jubilados, a quienes nunca les dieron lo que les prometieron, que era un objetivo por el cual vendieron la empresa.

Voy a dejar de lado toda esta tentación porque creo que en esta sesión casi hicieron confesión de parte respecto de lo que hicieron en los años 90. Quédense tranquilos que fueron bien acompañados en los mismos groseros, gravísimos y costosísimos errores parala Naciónpor parte del gobierno de Fernando dela Rúaal entregar una vez más Loma dela Lata.

Como deberíamos haberlo hecho hace muchísimos años, nosotros hoy quisiéramos estar discutiendo el futuro, o mejor dicho el presente, cómo salimos de una crisis energética.

Hay que reconocer que estamos en una situación de crisis energética. Hoy no podemos discutir solamente el pasado ni empezar a debatir acerca del futuro. Debemos discutir lo que se requiere en este momento: las condiciones de negociación, las condiciones del acuerdo, las obligaciones de ley, es decir, lo que ordena la intervención del Tribunal de Tasaciones, el precio y el financiamiento.

El diputado Lousteau ya habló del precio y del financiamiento con claridad. Pagamos muchísimo más de lo que deberíamos a una corporación extranjera que vació y depredó YPF  y los recursos hidrocarburíferos. Nada de todo ese excedente de pago se puede justificar con un futuro promisorio. No se puede incluir en el precio y en la tasación lo que el diputado Raimundi llama “clima de futuro”; está prohibido por la ley, no podemos tasarlo. Debemos tasar y  pagar lo que la empresa vale, y descontar lo que los empresarios se llevaron. Hay que considerar lo que en realidad debería valer la empresa, porque cuando las autoridades provinciales y nacionales retiraron las áreas hidrocarburíferas ante el incumplimiento deberían haberle descontado el valor.

Para finalizar, porque se acaba mi tiempo y no quiero violar el límite establecido, hace dos años había un clima de fiesta. Parece que la expropiación no tiene obligaciones, pero hoy estamos frente a la obligación, que es el establecimiento del pago del precio. El precio es excesivo y lo va a pagar el pueblo argentino.

Sepa, señora presidenta, que esta es la segunda gran entrega en la historia argentina, y la vuelve a hacer el mismo partido. (Aplausos.)

Etiquetas:
Sin etiquetas.
Compartir:

Últimos tweets